Science Expo Belgium 2018

Primtemps des Sciences-Fès, Marruecos 2018
abril 15, 2018
Exposcience – Toulouse 2018
junio 4, 2018

Empieza la aventura la noche del 25 de abril en la estación de autobuses de Zaragoza. Los chicos Jael, Victor, Tomás, Marcos y Luna, alumnos del Colegio Madre Mª Rosa Molas, cogen el bus dirección Madrid, con Laura Lago como responsable de ICIJA. Después de una larga noche en el aeropuerto ponemos rumbo a Bruselas, donde llegamos ya por la mañana. A nuestra llegada nos esperan de la organización de la feria para llevarnos al hotel y poder descansar un poco antes de conocer Bruselas. En nuestro camino al centro, nos juntamos con delegaciones de otros países, con los que entablamos relación rápidamente. Los chicos disfrutan de una visita por los alrededores del Parlamento Europeo, de la Grand Place y del Manneken Pis. Además, tienen tiempo de comprar algunos souvenirs antes de la cena con los demás países que participan en la feria. Después, muy cansados, volvemos al hotel a recargar fuerzas para el primer día de feria.

El día 27 de abril nos levantamos muy pronto, con ganas de llegar al lugar donde van a exponer sus proyectos de investigación durante dos días. Al entrar con el autobús en la feria vemos el gran despliegue organizado para acercar la ciencia a los niños belgas y a los demás visitantes. Los chicos preparan los stands, cuelgan sus carteles y sacan los experimentos con muchas ganas de empezar a explicar sus proyectos (con el desafío que supone hacerlo en inglés). Tras un día muy intenso, la noche da paso a la celebración de la “Cultural Evening”. Cada país, por medio de un vídeo, una presentación o un baile regional nos muestra la ciudad de dónde viene y algunas de sus tradiciones. Nosotros presentamos la ciudad de Zaragoza hablando un poco de emblemas de la ciudad tales como La Aljafería o La Basílica del Pilar. Ponemos de fondo una jota aragonesa. Tras la presentación de todos los países, pasamos a cenar la comida traída por los participantes de cada país. Nos sentamos con los participantes de Jerez de la Frontera y disfrutamos mucho del queso francés, de los dulces turcos y de la exótica comida de Taiwan.

  

El 28 de abril, último día de feria, tuvimos un poco más de tiempo para ver los proyectos de otros chicos y así poder enriquecernos y aprender de sus investigaciones. Fue muy interesante ver cómo habían diseñado robots, creado antibióticos naturales o mejorado tinciones que hay en el mercado con el propósito de mejorar nuestra calidad de vida. Además los chicos pudieron disfrutar de la fiesta de clausura de cada una de sus temáticas (Rincón molecular, biológico…) en la que tenían la oportunidad de divertirse, aprender y hacer amigos nuevos. En los exteriores de la feria pudieron jugar y montar en unas bicicletas un tanto complicadas y también dar vueltas de 360º en una gran rueda. Ya era momento de desmontar los stands y recoger todo. Los chicos se quedaron muy satisfechos tras ver el interés que habían suscitado en los visitantes. Después nos dirigimos todos juntos al centro de Bruselas para hacer las últimas compras y disfrutar de la última cena. Nos despedimos de algunos de los amigos que habíamos hecho, ya que se iban al día siguiente, pero a nosotros todavía nos quedaba un día más para descubrir una nueva ciudad, Brujas.

El 29 de abril, con un cielo muy nublado, nos dirigimos a la estación para coger el tren a Brujas. El tiempo no nos iba a dar tregua, pero teníamos muchas ganas de visitar la ciudad. Pudimos coger un barco que nos llevó por los preciosos canales de Brujas. La ciudad nos dejó  maravillados, pese a la lluvia intermitente que nos acompañó en todo momento. Comimos el último gofre antes de volver a Bruselas y visitar el Atomium con nuestros amigos italianos y marroquíes. Tras quedarnos atónitos ante la grandiosidad del monumento, cogimos el metro en dirección al centro y para nuestra sorpresa se puso a llover torrencialmente. Terminamos resguardados en un restaurante italiano donde cenamos y volvimos al hotel con un sabor agridulce ya que al día siguiente volvíamos a Zaragoza y nos tocaba despedirnos, ahora sí, de todos los amigos que habíamos conocido. Los chicos quedaron encantados del viaje y desean volver a presentar sus proyectos de ICIJA en otra feria para poder seguir aprendiendo, enriqueciéndose e intercambiando experiencias con participantes de otros países.

By Laura Lago

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza Cookies , acepta usted la politica de cookies.    Ver Política de cookies